martes, 22 de noviembre de 2016

METALLICA - Hardwired... To Self-Destruct (2016) - Crítica


Metallica - Hardwired... To Self-Destruct
Estados Unidos
Editado el 18 de Noviembre de 2016
Blackened Recordings
Estilo: Heavy Metal

     

Damas y Caballeros.... la polémica está servida en bandeja... los afamados METALLICA han sacado nuevo disco tras ocho años de sequía musical. Ello representa un vuelco en la marcha normal del día a día ya que los aficionados a la buena música entrarán en la famosa diatriba que dura décadas de
ensalzar a mayores su nuevo trabajo, o de ponerlo a parir sin remisión algunos simplemente porque se trata de Metallica, así sin más. Me vais a permitir que esta vez vaya un poco más allá y sea ecléctico al respecto de lo que hay aquí.

El mundo parece que entra en un estado catatónico cada vez que los norteamericanos lanzan un redondo y hasta en los medios nacionales de la televisión se hacen eco cuando esta institución de la música contemporánea prepara nuevo trabajo. El ardid comercial que impera en la banda lleva ya unas décadas haciendo de las suyas levantando ampollas entre sus seguidores más primigenios y su nuevo álbum "Hardwired... To Self-Destruct" no estará exento de controversia.

Los otrora grandes genios que aportaron al Thrash Metal álbumes tan fundamentales como "Kill 'Em All", "Ride The Lightning", "Master Of Puppets" y "And Justice For All", dieron un giro total a su carrera que dejó ver maneras ya con su disco negro o "Metallica", como prefieras. A raíz de todo aquello la carrera de los americanos cambió por completo siviendo a una nueva señora llamada "fama" que muchos consideraron una traición en toda regla; llegaron las grandes desilusiones como "Load", "Reload" y "St Anger" que para un grupo como Metallica dejaron mucho que desear. Por contra, granjearon nuevos fans más acordes a movidas musicales que no tenían absolutamente nada que ver con el Thrash Metal o el Heavy sin ir más lejos.

Llegados al año 2008 publicaron "Death Magnetic" que supuso un pequeño respiro y en el que trataron de rescatar del ostracismo un sonido que se asemejaba sólo en parte a sus discos clásicos tratando de este modo, recuperar a su vieja legión de seguidores que años atrás y con toda la razón del mundo renegaron de ellos. Pues bien, lo que hay en este "Hardwired... To Self-Destruct" podríamos definirlo como una continuación de su precedente obra que intenta contentar a las dos partes, los que gustan de sus elementos clásicos y los que se identifican con su etapa más hodierna. Muchos ya lo aclaman como uno de sus mejores discos y la verdad no es para tanto... ¡hombre! si lo comparamos con la fase "Reload" o la porquería experimental de "Lulu" desde luego que nuestras conclusiones serán más positivas. Dicho de otra manera más clara: "No es oro todo lo que reluce".

Entendedme, el redondo posee muy buenas canciones con garra y energía frente a otras que carecen de sentimiento y se quedan flotando en una balsa sin rumbo fijo. Vayamos por partes, el álbum comienza con mucha caña y canciones que te traerán una remembranza de sus años más Thrash para ir perdiendo de forma progresiva su interés perdiéndose en piezas que tan sólo sirven de relleno. Tenemos ante nosotros un doble compacto (triple en la edición limitada) con altos y bajos constantes para finalizar con un trallazo muy destacable. El sonido y la producción como podréis imaginar son espectaculares para una banda del calibre como Metallica, uno de los aspectos más reseñables de esta nueva entrega. Los temas son bastante largos exceptuando un par de ellos y yo creo que hubiera sido mejor reducir minutaje y haber presentado una obra más homogénea.

Batería a todo trapo y guitarras con gancho en uno de los primeros singles presentados al respetable, HARDWIRED que rápido y con un ritmo constante lleno de celeridad te recordará a sus tiempos más cañeros. Fantástica estrofa con un James Hetlfield cantando a toda leche en una composición que es un guiño Thrash Metal con todas las de la ley al más puro estilo Metallica de toda la vida. Vamos con otra genial entrega que ya presentaran hace varias semanas llamada ATLAS, RISE! que sin ser tan veloz como el primer corte, representa lo que es un tema denso y cañero bien ejecutado con precisión y con una intensidad que hacía años no percibía en los norteamericanos. El estribillo es sensacional y posee una musicalidad encomiable junto a esos fantásticos riffs de guitarra que aderezan una de las mejores canciones de todo el álbum.

NOW THAT WE'RE DEAD se va alejando de la onda Thrash para presentarnos una pieza más comercial y que es la perfecta mezcolanza de los años más contemporáneos con riffs que puedes rescatar de su disco "Metallica" de 1991. Tiene en sus entrañas un sentimiento más rockero que conforme la escuches varias veces irá convenciéndote sin ser una maravilla. Seguimos con otra joya del redondo que es puro Metallica y ese aura tan especial que magnifica sus composiciones más destacadas, MOTH INTO FLAME. Potentes ritmos de guitarra durante las estrofas para dar el acelerón definitivo Thrash y converger en un preámbulo y estribillos muy pegadizos. La melodía de las guitarras que lo acompañan son fantásticas; muy destacada.

La batería de Lars Ulrich me recuerda en DREAM NO MORE a su aclamado disco de 1991 junto con una cadencia del tipo o clase "Sad But True". La tonalidad vocal durante las estrofas es más variada aunque te resultará un tanto rara y llegados a los estribillos se respira un ambiente más clásico, lento, denso y aplastante. Es una canción que destila potencia con cierto sabor pretérito. Hemos de cerrar el primer disco con HALO ON FIRE que comienza jugar con esos toques más contemporáneos en una línea más de sus últimos trabajos. A pesar de ello contiene un estilo muy personalizado que la hace más divergente. Sus estrofas melódicas casi en plan balada llaman la atención con una subida de intensidad que es muy destacable en el último tramo de la canción, de lo mejorcito del disco... ese fragmento final es fantástico.

Ponemos el segundo disco y empezamos con CONFUSION y redobles de batería por doquier que te pueden recordar al "Am I Evil?". Tras esa intro instrumental potente se desarrolla un tema que alterna momentos eficientes con otros más tranquilos en los que cabe destacar sus estrofas con esa línea vocal melódica que es bastante llamativa. Es una composición que está bien aunque sea algo más lineal que el resto de sus compañeras. Es curioso porque a partir de este segundo disco la cosa comienza a flojear bastante y prueba de ello es MANUNKIND que resulta ser aburrida e insulsa a partes iguales a pesar de tener destellos de querer despuntar. Su lado más representativo son los cambios de ritmo que la salvan un poco de una monotonía generalizada.

En HERE COMES REVENGE recuperamos esa garra con esas guitarras que nos van metiendo hacia un sonido muy Metallica aunque a posteriori se muestran más melódicos con subidas y bajadas de intensidad que en momentos muy específicos me recuerdan a "Sad But True". Los solos de guitarra de Kirk Hammet son algo más aguerridos poniendo un punto y final al tema muy atractivo. AM I SAVAGE? se hace un poco cuesta arriba pues estamos esperando tras unas cuantas piezas algo más de enjundia sin tener que recurrir a los típicos ritmos de Metallica una y otra vez.

Gesto noble el que han tenido al dedicar MURDER ONE a Lemmy de los Motörhead en un entramado de sonidos melódicos y más bien Hard Rockeros. Un halo de guitarras melódicas te transportarán a otras épocas de Metallica y la canción se va desarrollando en una especia de ritmos densos que realzan una obra nada desdeñable, rockera pero efectiva. Cerramos el disco con SPIT OUT THE BONE que es un trallazo vertiginoso, algo que se ha echado de menos en este segundo compacto. Aquí James Hetfield parece cantar con más rabia que en todo el compendio de canciones que hoy nos ocupan. Esto sí que es una canción Thrash Metal en condiciones sin quedarse a medias tintas y en estilos que no les competen; sobresaliente y potencia elevada al cuadrado.

Que sí, que el disco está bien en líneas generales sin que por ello deba ser catalogado como un discazo de primera línea. Si lo comparas con su anterior "Death Magnetic" que fue un intento por acercarse al sonido de su "And Justice For All", creo que éste es algo más variado a pesar de no ser tan contundente. No estamos bajo ningún punto de vista ante un álbum Thrash Metal en el sentido estricto de la palabra y si he de ser sincero, creo que jamás volverán a grabar un conjunto de canciones que vayan en ese palo con la brillantez de los años ochenta aunque nunca se sabe.

Yendo más lejos creo que le sobran unas cuantas canciones para quedarte con un trabajo redondo y es una lástima que hayan dejado su pieza "Lords Of Summer" a un lado salvo que tengas la edición triple limitada, más canciones como esa se echan en falta. Como ya dije al principio de esta crítica "Hardwired... To Self-Destruct" ni es una patraña ni tampoco la tierra prometida, sin embargo ya sabemos que los fanáticos de METALLICA lo defenderán con uñas y dientes al igual que gran parte de seguidores nada relacionados con el mundo del Metal.

Los cuatro músicos siguen en su línea con un James Hetfield no tan agresivo excepto en unos tres temas donde despunta un poco más, Kirk Hammet me ha encantado y continúa imprimiendo en los solos su impronta tan personalizada. Robert Trujillo como bajista es una máquina aunque sigo sin verle en el universo Metallica y Lars Ulrich realiza un papel justo y comedido, sin salirse pero cumpliendo su papel a las mil maravillas.

Todos sabemos que los tiempos clásicos hacen muchos lustros que ya desaparecieron y no es lógico a estas alturas obsesionarse con esa temática, los que tuvimos la oportunidad de vivirla aprendimos de ella pero estos son otros tiempos, el negocio que tiene Metallica montado no creo que vislumbre un regreso al pasado a modo de disco de estudio. Las fichas del tablero de ajedrez ya se han posicionado y las críticas despectivas o positivas no se harán esperar, considero que este es un buen disco sin más que queda a años luz de su período de 1983 a 1991. ¿Mejor qué su etapa más abstracta del "Load"? desde luego que un contundente Sí. Por el simple hecho de ser Metallica muchos lo pondrán en los altares pero ahora te toca a tí decidir si la espera de ocho años ha merecido la pena y que generes tu propia valoración, sea como fuere disfrútalo.



Listado de Temas:
  1. Hardwired
  2. Atlas, Rise!
  3. Now That We're Dead
  4. Moth into Flame
  5. Dream No More
  6. Halo on Fire
  7. Confusion
  8. ManUNkind
  9. Here Comes Revenge
  10. Am I Savage?
  11. Murder One
  12. Spit Out the Bone
  13.  
Formación:
James Hetfield: Vocalista y Guitarra - Kirk Hammett: Guitarra - Robert Trujillo: Bajo - Lars Ulrich: Batería.

Web Oficial:
METALLICA


METALLICA - Atlas, Rise!





No hay comentarios: